Micro teatro en contenedores.

Ayer fui al estreno de la segunda temporada de El Paseo de Las Artes, versión Panamá.

Esta iniciativa propone disfrutar del teatro de una forma casual y diferente, en espacios alternativos. En una terraza se muestran 7 obras de micro teatro dentro de contenedores.

A mi me encanta el teatro y una de las cosas que disfruto de él es su versatilidad y que con creatividad y talento cualquier espacio puede convertirse en un escenario. El año pasado transformamos Garbo en un teatro para presentar la obra De tripas corazón. Si quieres saber más de cómo nos fue en ese experimento acá te dejo el link.

Regresando al teatro en contenedores, decidí ir a su noche de estreno . Me monté en un Uber porque no tenía ni idea donde quedaba el Parque Francisco Arias Paredes pero en realidad es muy fácil llegar, la dirección aparece en Waze, Google Maps y además debajo del parque hay cómodos estacionamientos. El parque es un lugar precioso y me encantó conocerlo. La verdad es que la zona de La Exposición es bella y tiene parques muy lindos, no sé porqué no los visitamos más seguido.

El Paseo está compuesto por 7 contenedores y un amplio y fresco espacio de terrazas al otro lado con sillas, mesas y puestos de comidas y bebidas.

Cada obra dura aproximadamente 15 minutos y cuesta 5.00 dólares. Los horarios de exhibición son de 7:00 p.m. a 11:00 p.m. de jueves a domingo. Cada obra se presenta varias veces y puedes escoger la cantidad que quieras ver.

En esta nueva temporada se están presentando las siguientes obras

  • Contenedor 1: Una Improv teatral de El Elefante de Venus
  • Contenedor 2: La habitación oscura de Tennessee Williams, dirigida por Teresita Mans
  • Contenedor 3: Mejor viuda que soltera de Rhandy Piñango
  • Contenedora 4: PH, escrita por Henry Zapata y dirigida por Yamil Salomón
  • Contenedor 5: Suéltate de Marc Egea, dirigida por Mercedes Gintoli
  • Contenedor 6: Trueque, escrita y dirigida por Arturo Wong Sagel
  • Contenedor 7: Un poeta algo diferente, de Indira Leal y dirigida por César Robles.

Si decides verlas todas en una una noche, te toma como dos horas, con breaks entre cada una, así es que es bastante posible ver las 7 al hilo pero como soy una pleasure delayer y desde que llegué al lugar supe que iba a querer regresar, decidí ver 4 en esta primera vuelta. El trueque, Mejor viuda que soltera, PH y La habitación oscura.

La primera que vi fue el Trueque. Nos guiaron al contenedor y cuando estábamos todos muy bien sentados nos cerraron la puerta. Es el espacio perfecto para montar escenas claustrofóbicas, de terror o suspenso. No voy a spoilear nada pero esta micro obra me gustó mucho. Me encantaron las actuaciones, el uso del espacio del contenedor y el final abierto, muy al estilo de su director.

Después me metí a ver Mejor viuda que soltera, un monólogo y comedia de una joven mujer que se ha quedado viuda recientemente. El cambio de los tonos de una obra a la otra es muy interesante, pues pasas rápidamente de 15 minutos de drama , a otros de comedia, luego suspenso, en fin es una entretenida montaña rusa de emociones que te permite apreciar los diferentes estilos de las historias y puestas en escena. Además el reducido tamaño del espacio se presta para una divertida interacción entre el actor y el público.

Luego de un break para una cerveza entré a ver PH y fue una de mis favoritas de la noche. Me encantó la actuación y el rango de emociones que presentaron los actores. Su historia y mensaje me pareció relevante y muy poderoso. Es una obra que en pocos minutos cuenta mucho, te lleva de la risa a la reflexión y te hace sentir genuina simpatía e interés por unos personajes que viven en una sociedad egoísta, que no les permite sentir, ni ser, ni amar.

Finalmente vi La habitación oscura de Tenessee Williams y creo que fue la más corta (no tuve ni chance de tomar foto) El diálogo es la pieza central de esta obra en la que una trabajadora social visita la casa de una mujer y trata de descubrir el estado en el que ella y su familia viven. Es una obra donde detrás de un breve diálogo se vislumbran temas como el abandono, la resignación, las diferencias de clase, las “obras de caridad” y más.

Una vez leí que el calor era un catalizador de emociones en las adaptaciones de Tenessee Williams y, metida en el contenedor, me preguntaba cómo hubiese sido la experiencia si tanto las actrices como nosotros hubiésemos estado ahí dentro sin ventilación…Pero no se preocupen fue solamente una idea extraña se que me vino a la mente viendo la obra. Todos los contenedores tienen aire acondicionado por lo que se puede disfrutar de las obras con fresquito.

Sí han leído alguno de los posts de mis visitas al teatro saben que mi regla de oro es que NUNCA voy en pantalones de jeans. Lo hago como una forma muy personal de brindarle un respeto y homenaje a los actores y a todos los que trabajan en la obra. Sin embargo, un teatro de este estilo, súper casual y al aire libre presentaba la necesidad de un look más relajado. Por eso decidí un término medio. Tejido de denim pero en falda.

Me divertí demasiado en el Paseo de las Artes, fue una noche diferente con una energía muy bonita, disfrutando de un teatro íntimo, acogedor y sin muchas pretensiones. Estarán en el parque todo el año e irán cambiando las temporadas con nuevas obras cada cierto tiempo.

Los invito a visitar este nuevo espacio de cultura y a seguirlos en Instagram como @paseodelasartespty.

Además si se encuentran por Miami pueden ir a su versión de Wynwood y seguirlos como @paseowynwood.

Have fun with Fashion.

XOXO
Greta.